Mi vida con una celiaca (V) - En el extranjero

Buenas,
Os cuento la experiencia de una celiaca de viaje en el extranjero
Retomando un poco el tema celiaco que tenía abandonado últimamente, me estoy acordando de las vacaciones y de lo que nos hemos movido este año. Desde que llevamos juntos es el año que más hemos viajado por el extranjero y, sinceramente, estaba "acojonado". Si ya es difícil encontrar en España un restaurante que no te la "meta doblada" con esto del gluten, imaginaos lo que pensaba de salir varios días al extranjero y tener que hacer varias comidas fuera cada día, en un idioma que no es el tuyo.

Cuál ha sido mi sorpresa y mi decepción, pues me he vuelto a dar cuenta que España, en muchos aspectos, es un país de chiste. En el extranjero la comida sin gluten es más barata y es más fácil encontrar productos  y restaurantes con parte de la carta sin gluten que en España. O al menos esta ha sido mi percepción en Francia, Escocia e Irlanda, que son los países que he tenido la suerte de visitar este año.

Imagino que en viajes a otros continentes o a otras culturas distintas, tipo África o Asia,  ser celiaco puede ser un problema mayor (por favor, que alguien me comente sus experiencias "celiacas" si ha viajado a estos países, porque tengo ganas de ir para allá, pero tengo bastante miedo por mi chica), pero mi percepción es que en Europa es menos problema que en España.

Aquí nos hemos encontrado en multitud de ocasiones con la frase "sin problema, esto lo cocinamos sin harina", o similar, y por la noche y al día siguiente nos hemos acordado del camarero, del cocinero y de sus respectivas familias. (¿por qué nos mienten?).  En el extranjero no hemos tenido esta percepción. Cuando nos han dicho, o hemos leído, que algo era sin gluten, era sin gluten y no ha habido mayor problema. Bueno, miento, hubo un problema de este tipo y manda narices que fue en al boda de mi mejor amigo en Irlanda... Pero bueno, supongo que fue la excepción que confirma la regla.

Por resumir un poco, en varios restaurantes, sobre todo en Escocia, encontramos una carta variada sin gluten. En los restaurantes en los que no había carta específica, siempre podías preguntar a los camareros que preguntaban al cocinero al instante y te recomendaban los productos de la carta que podías consumir. 

Además, se notaba que los camareros tenían algo más de "cultura" sin gluten, ya que todos, sin excepción, sabían qué les estábamos preguntando. Aquí en España esto no sucede tan fácil, ya que muchos camareros se quedan de piedra cuando les preguntas si algo llevan gluten. Esto es verídico, no una exageración. 

En cuanto a los supermercados o comercios, prácticamente en todos podías encontrar productos sin gluten. Tampoco voy a decir que era extraordinario y qie había mucha variedad. Simplemente hay productos, al igual que cada vez en más supermercados de España, pero, eso sí, mucho más baratos.

Como conclusión, creo que en esto, como en muchas otras cosas, estamos a años luz de otros países Europeos y que nos toca avanzar mucho al respecto, porque está demostrado que cada vez tenemos más celíacos.

Sin más, espero que este post haya sido de vuestro interés.



Hasta el siguiente post!.