Mi vida con una celiaca (III) - Comiendo fuera

Buenas!

Celiacos, problemas de comer fuera de casa
Siguiendo con el tema de estos últimos días, hoy voy a tratar otro aspecto de la convivencia con una persona celiaca... comer fuera de casa.


Aquí la cosa se complica. Si ya es difícil hacer una dieta estricta sin gluten cocinando tú mismo, imagina lo difícil que es comiendo fuera de casa.


Un médico especialista en este tema te dirá que para hacer la dieta estricta, está prohibido comer fuera de casa en un sitio que no esté certificado sin gluten. Normalmente estos restaurantes tienen el dibujo que podéis ver aquí al lado en algún lugar de la puerta o la fachada.

. En mi caso, mi chica no hace una dieta estricta 100% , porque en alguna ocasión vamos a restaurantes no certificados, lo cuál no quiere decir que en esos restaurantes comamos cosas que sabemos que tienen gluten. Intentamos comer siempre dentro de lo que se puede en la carta de cada restaurante.

 ¿Por qué hacemos algo que sabemos que no es del todo correcto o que es peligroso para ella?. Veo dos motivos:

  • Quizá el principal, poder socializar. Si vas a un restaurante con amigos, no siempre se puede ir a un restaurante certificado, o se queda en un restaurante no certificado. ¿Te quedas en casa entonces?. Pues la respuesta es que no y yo eso lo apoyo, porque la enfermedad se haría todavía mucho más complicada. 
  • No siempre hay un restaurante con carta sin gluten cuando quieres comer o cenar. No es tan fácil encontrarlos, aunque últimamente han proliferado bastante. Entonces, ¿qué haces, te quedas sin comer cuando tienes hambre?. Pues la respuesta es que no también..

Para mí, el comer fuera de casa es un estrés. Cada vez que vamos a algún sitio pienso que es una ruleta rusa, porque nos ha pasado de todo en los restaurantes. Comento algunas "anécdotas".

  • Pregunta. "perdone, esto tiene gluten", respuesta: "no, que va, tiene un poco de harina pero nada más".
  • Pregunta: "perdone, esto tiene gluten", respuesta, "no, no tiene gluten". Acto seguido trae el plato elegido con dos tostas de pan encima. (Esto mismo con tapas en un bar nos ha pasado muchas veces).
  • En un restaurante (y esto nos ha pasado varias veces), preguntamos al reservar si se podía hacer un plato determinado, que normalmente lleva harina para espesar, sin harina o con harina de maíz. Nos contestan que sí, que ya han tenido muchos clientes celíacos y que sin problema. Resultado después de comer: 1 noche entera de vómitos y diarrea severa. Vamos, una crisis en toda regla.

Esto último me da pie para comentar que mi experiencia es que ni en los restaurantes que tienen carta sin gluten te salvas 100%. A no ser que sea un restaurante especializado 100% en comida sin gluten y que no cocine comida "con", el resto, tiene una parte de la carta sin gluten, pero al final el espacio donde está la cocina está compartido, los cocineros tratan alimentos con gluten, los alimentos se dejan en un sitio que tenga trazas.. etc, etc. Vamos, que hay multitud de puntos de fallo. Si te toca uno, pues crisis al canto. 

Por último, está el componente psicológico, sobre todo en grupo. Al tener que pedir comida especial, la persona celiaca se siente "rara" dentro de un grupo de gente y, además, avergonzada por tener siempre que preguntar sobre la comida y sus ingredientes.

En este aspecto de la vida con una persona celiaca es poca la ayuda que se puede brindar. Puedes ahorrar a la otra persona la "vergüenza" de preguntar, puedes apoyar e insistir en que no es ningún problema preguntar en los bares.. Pero al final este componente psicológico existe.

Espero que este post os haya sido de interés!.

Hasta el próximo post!